BITCOIN: LA VACUNA CONTRA EL VIRUS ECONÓMICO

BITCOIN: LA VACUNA CONTRA EL VIRUS ECONÓMICO

Tenemos más de 100 años usando el mismo dinero en nuestras transacciones del día a día. No existe nada más, no tenemos otra opción.

Seguir utilizando solamente el dinero actual es el equivalente a seguir transportándonos en caballo en vez de en carro, iluminándonos con velas en vez de con luz eléctrica, a seguir leyendo noticias en el periódico o ver películas en la televisión, en lugar de usar Twitter o Netflix.

Con esto no quiero decir que todo lo anterior debe desaparecer, pues todavía podemos andar a caballo o ver películas de los años 90 en televisión cuando nos provoque, pero lo nuevo se volvió básicamente indispensable.

Y ¿por qué creen que todo lo demás ha evolucionado, pero el dinero no? La respuesta es fácil: porque el dinero es el mecanismo de control más importante que existe. El dinero actual es 100% centralizado, un grupo de personas tienen todo el poder sobre él.

Cualquier alternativa les quitaría un poder inmenso a quienes gobiernan la sociedad. Esto explica porque en el pasado todos los intentos nuevos de dinero fueron inmediatamente destruidos y apagados por el sistema.

Pero un día, una persona anónima creó un sistema llamado Bitcoin y se esfumó. Con su aporte nos entregó la primera forma de dinero imposible de apagar. Y una de las principales razones por la cual no pueden atacarla es, precisamente, porque no tiene dueño.

A esta altura los dueños somos todos: los usuarios, los mineros y los nodos. Significa que para acabar con Bitcoin tendría que perpetrarse un ataque simultáneo a cientos de países, un movimiento equivalente al costo y tiempo de varias guerras mundiales combinadas.

Seguro te preguntarás: Y ahora que por fin tenemos un nuevo dinero, ¿qué viene?, pues lo que viene es prosperidad, libertad y riqueza para la sociedad. Sí, estos son los beneficios que ofrece Bitcoin por el simple hecho de diferenciarse de forma absoluta de todo lo negativo que representa el dinero actual.

Porque para nadie es un secreto que el sistema económico mundial no está bien. Se ha convertido en un ecosistema financiero en el que las prioridades están invertidas por los efectos dañinos de la centralización y concentración de poder, repleto de constantes “rescates” a corporaciones y billonarios fondos de inversión mientras los más débiles siguen siendo ignorados.

Estos “rescates” provienen de los bancos centrales, quienes, en conjunto con los gobiernos de turno, manejan a su antojo el dinero de la gente. Se valen de las ineficientes políticas monetarias de expansión cuantitativa para crear moneda sin limitaciones (oferta ilimitada), y decidir arbitrariamente cuándo, cómo y cuánto dinero nuevo emitir (suministro variable descontrolado de dinero).

Esto es un virus mortal que poco a poco y día a día gracias a la constante inflación acaba con los ahorros de la gente, limitando su poder adquisitivo, y haciéndolo cada vez más dependiente del estado.


En contraste, Bitcoin combate al virus no solo limitando la cantidad de monedas totales a emitirse en toda su existencia (oferta limitada de 21 millones), sino además definiendo desde el día 1 de qué manera serían impresas esas 21 millones de monedas en el tiempo (conocido como suministro fijo controlado de dinero)

El mecanismo de suministro de monedas (BTC) fue público, predecible y progresivo. Se da de forma continua en el tiempo, a medida que los usuarios de la plataforma interactúen. Desde el primer día se estipuló que cada 1.000 transacciones confirmadas entre usuarios (1 bloque aproximadamente) se imprimirían 50 nuevos BTC.

Adicionalmente, Satoshi Nakamoto definió en el diseño que cada 210 millones de transacciones confirmadas (Aprox. 4 años) la tasa de emisión de monedas nuevas generadas se dividiera a la mitad. Es el elemento mágico conocido como Halving, que en Español significa “picar por la mitad”.

Así, En el primer Halving (2012) la tasa de suministro de monedas se redujo de 50BTC a 25BTC, en el segundo (2016) de 25BTC a 12.5BTC.

Aunque estos dos primeros también fueron importantes, el 3er halving (2020), que reducirá la tasa de oferta del 12.5BTC a 6.25BTC, es particularmente especial debido a las extraordinarias circunstancias que atraviesa actualmente el planeta. Por eso, este evento representa uno de los momentos más importantes de la historia de Bitcoin.

La sociedad mundial va a presenciar próximamente algo inaudito. Por un lado, los gobiernos tratando de contener la inevitable crisis, usando a sus respectivos bancos centrales para imprimir dinero como si de papel sanitario se tratara (más de 30 TRILLONES de dólares hasta ahora), empobreciendo claramente a la población más débil y limitando de forma dramática sus opciones de superación. Y, por el otro, a Bitcoin reduciendo aún más su oferta, haciéndose cada vez más escaso y por ende valioso en el tiempo.

Más único y valioso incluso que el mismísimo oro, metal precioso que hasta hoy se ha visto siempre como único medio de escape o alternativa al ya descrito y obsoleto sistema financiero tradicional.

Pero la realidad es que nadie sabe a ciencia cierta cuántos kilos de oro hay en la tierra y, por más difícil que sea, con un poco de dinero y esfuerzo extra siempre se puede cavar más. Sin embargo, todos tenemos la certeza de que solo habrá 21 millones de BTCs, no habrá más.

Bitcoin es la verdadera escasez absoluta y, casualmente, en este 2020 cuando la pandemia del COVID-19 provoca el brote viral del ya enfermo sistema económico, centralizado y creador de dinero infinito sin valor, llega el tercer Halving a recordarle al mundo que es la verdadera solución contra la constante incertidumbre e inestabilidad financiera que invade a la mayor parte de la población global.

Nunca como hoy había sido tan fácil responder a la pregunta: “¿Por qué Bitcoin? ¿Por qué el Halving?”Bitcoin es la vacuna contra el virus económico. Y el halving es su componente activo.

es_ESES